viernes, 18 de marzo de 2011

Del cigarro y la pija

Soy una persona que cambia constantemente de marca de cigarrillos. Quizás sea una pulsión oral modificante. Eso no existe, pero aún así... Será que me gusta chupar cosas distintas. 

Esta es la parte donde las viejas se horrorizan. Me pregunto por qué no se chuparán una pija y me dejarán en paz. Me pregunto si cuando yo sea vieja me horrorizará la palabra "pija"... o la pija en sí. Me pregunto cómo se le llamará a la pija cuando yo cumpla noventa. Me pregunto si llegaré a los noventa. 

Tanto hablar de la pija me han dado ganas de fumar. Quizás cojo por los pulmones, quizás tengo sexo cancerígeno. Me gusta fumar. Me preguntan por qué no lo dejo, y yo respondo que es por eso, porque me gusta. Tal vez algún día deje de gustarme. ¿Dejará de gustarme también la pija? Creo que debería fumar menos y chupar más pija. 

Ahí está otra vez la vieja horrorizada. Señora, cuidado, que a usted también le gusta la pija. Mire su bastón. Bien, ahora busque a alguien a quien sí se le pare y por favor déjeme vivir. 

¿Dónde estaba? Ah, si, viejas. Las viejas siempre me miraron raro. De chica por como hablaba, luego por los cachos de metal en la jeta, más tarde por los tatuajes, y ahora... ahora creo que se detienen a preguntarse de qué sexo soy. Si, digo sexo, no género. No me rompan las pelotas, que esta vez sí estoy hablando de biología. Hagan como la señora, que gentilmente se está chupando una pija. 

Y sí, hay que mandar a la gente a chupar pija, así se callan. Jodido hablar chupando pija, no se te entiende nada. Yo hablo igual, me hago el tiempo. Me gusta hablar más que fumar, y más me gusta cantar. También me gusta la cerveza, bien fría. Las pijas no me gustan frías. Claro, porque serían de cadáver, y la necrofilia no me atrae demasiado. 

Hablando de cadáveres, una vez me comentaron que en las funerarias, cuando los fiambres huelen muy mal, les echan café. El café me gusta, bien fuerte y amargo. Los hombres no me gustan amargos, sino tal vez risueños... y algo pelotudos. Luego de un café me fumo un cigarrillo. La cerveza y el sexo comparten este ritual, al igual que las charlas con amigos, o con mi vieja, aunque en estos casos el cigarro es simultáneo. Será que asocio mi cigarro con todo aquello que me gusta. Me gusta fumar. 

Nunca saldría con un ex-fumador, son fundamentalistas. Detesto eso, me resulta la más absoluta de las hipocresías retroactivas. De hecho creo que no existen más casos de hipocresía retroactiva, quizás sea por eso que ésta es absoluta. 

Otra cosa que me gusta es la comida, sobre todo si es pizza, y sobre todo la de Guerrín. Guerrín está lleno de viejos, pero la señora con el bastón no puede comer parada porque le duelen las articulaciones. Qué pena, porque así es más barato. Yo como acá y usted mientras vaya, fúmese un cigarro, que total el cáncer ya lo tiene, y si le queda de paso, chúpese una pija, que todavía no hay metástasis de transmisión sexual. 

Ya me cansé de escribir. ¿Y ahora qué? Sencillo: me tomo una cerveza, me fumo un cigarro... y me chupo una pija. 

9 comentarios:

  1. JAJAAJ muy buena JAJAJAJAJAJ la adoré. empeze a fumar a los 14 años yo la verdad que No fumo mucho trato de dejarlo me sirve para los nervio & nada mas.

    ResponderEliminar
  2. Buenísima!!
    Y mi cuenta de google q no me dejó poner el tremendo comentario q había hecho: QUE SE CHUPE UNA PIJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    Pd: la pizza de Güerrin la mejor de CAPITAL!!

    ResponderEliminar
  3. Che la verdad que una excelente refleccion. Yo no fumo pero si me chupo una pija de ves en cuando, viste asi me evito el cancer de pulmon. jaja saludos!

    ResponderEliminar
  4. Flaca sos una grosa en todo sentido, te admiro

    ResponderEliminar
  5. Que van a ser hipocritas retroactivos!!! Cualquiera!!! Es gente que le dejo de gustar fumar, nada mas.

    ResponderEliminar
  6. Prefiero chupar una pija y no volver a fumar.

    ResponderEliminar